yacón

El yacón es un tubérculo considerado en la actualidad como un alimento funcional, debido a que es rico en fibras solubles con efectos prebióticos y ejerce acción antioxidante en el organismo. Por este motivo es una excelente opción para las personas diabéticas o que desean bajar de peso, debido a que ayuda a disminuir el apetito y a controlar el azúcar en la sangre, por lo que podría servir como sustituto de la papa común.

Este tubérculo tiene un aspecto semejante al de una batata o camote y su nombre científico es Smallanthus sonchifolius. El yacón tiene un sabor ligeramente dulce y afrutado, y es consumido principalmente en países como Perú, Bolivia, Ecuador, Argentina, Brasil, Japón y Nueva Zelanda, pudiendo comprarse en algunos supermercados.

El yacón es un tubérculo rico en fructanos, principalmente inulina y fructooligosacáridos (FOS), estos compuestos son capaces de resistir los jugos gástricos, pasando por el tracto digestivo sin ser metabolizados, proporcionando bajo contenido calórico y ejerciendo funciones semejantes a las fibras alimentarias, siendo considerado como un alimento prebiótico. Por estos motivos, incluir en la dieta este tubérculo podría proporcionar diversos beneficios para la salud como:

Controlar el azúcar en la sangre, debido a que se ha encontrado que los FOS promueven la absorción de la glucosa en los tejidos periféricos y mejoran la sensibilidad de la insulina en el hígado, incrementan la secreción de insulina por el páncreas, ayudando a disminuir la glucemia;

Reducir el colesterol y los triglicéridos, debido a la presencia de los FOS, los cuales podrían ayudar a regular el metabolismo de las grasas en el organismo y a suprimir la síntesis de triglicéridos en el hígado;

Favorecer la pérdida de peso, debido a que sus fibras solubles aumentan la sensación de saciedad, reduciendo el apetito, además de contener pocas calorías;

Regular el intestino, debido a que sus fibras llegan al colon donde son fermentadas por la bifidobacterias, favoreciendo los movimientos intestinales y la eliminación o el equilibrio de las bacterias patógenas;

Ayudar a preservar la masa ósea, debido a que los FOS al llegar al colon y estimular las bifidobacterias, promueven la absorción de algunos minerales como el calcio, fósforo, zinc y magnesio.

Además de esto, es rico en ácido cafeico, un compuesto fenólico que posee propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, por lo que podría prevenir ciertos tipos de cáncer como el de colon, por ejemplo. Además de esto, también podría mejorar el sistema inmune y regular la presión arterial.